A la mesa, por Rodríguez Alcalá

A-la-mesa-2009
“¡A la mesa!”

Pagar los Vasos Rotos
La alusión directa a la realidad local 8y sin que eso implique caer en lo panfletrario) no ha sido cosa muy frecuente en las propuestas artísticas locales de los últimos meses.
Quizás por aquellos de que “cuando peor se está, menos quiere uno recordarlo”.
Exposiciones como las de Barrail y la del grupo Aleph (recordamos ahora estas dos muestras, no únicas, pero sí representativas) han ensayado este enfoque a partir de lenguajes diferentes pero en ambos casos directo. Excepciones que confirman la regla, en todo caso.
La instalación “A la mesa”, de Mónica González, presentada en la galería Scappini/Lamarca, sin mayores complicaciones lingüísticas, pero sí con efectividad comunicativa, propone su particular relato de la delicada coyuntura por la que atravesamos.

Situaciones
Dispuestos sobre una mesa, en torno a una jarra con agua, ocho vasos rotos aguardan ser reparados. Hasta que eso no ocurra, hasta que no se ensaye algún correctivo, ninguna sed (ni literal ni metafórica) podrá saciarse.
Ensayando una lectura optimista, los pomos de pegamento que se disponen en sustitución de los cubiertos, dan a entender alguna posibilidad de arreglo. Vista desde otro ángulo, la instalación sugiere ciertas situaciones más oscuras: La posibilidad de “comer vidrio” para nada resulta alentadora.

Comentario Rodríguez Alcalá – Diario La Nación

No se admiten más comentarios